Trabajo publicado en el periódico "El Cronista Calatravo", en julio de 2004

El «descubrimiento» del Corral de Comedias de Almagro cumple medio siglo

La recuperación para el teatro clásico de la antigua posada de la plaza cambió la Historia de Almagro un 29 de mayo de 1954

El Corral, durante las obras de restauración realizadas a principios de los años 50.

 

Fue «una chaladura», un acto atrevido, llevado a cabo casi a escondidas y en solitario por dos políticos de los años 50, el alcalde, Julián Calero, y el gobernador civil, José María del Moral, cuando el histórico inmueble estaba a punto de pasar a otro propietario y ser demolido. Medio siglo después, aquella recuperación para el arte dramático del antiguo Corral de Comedias, que se había estado utilizando durante decenios como posada, es ya el hecho histórico más notable y de mejores consecuencias económicas, sociales y culturales que ha vivido Almagro a lo largo de todo el siglo XX. Desde el 29 de mayo de 1954 en que se reinauguró con un lleno absoluto, y con la presencia de medio centenar de escritores españoles, el Corral es el mayor «tesoro» que tiene el pueblo, el lugar más visitado, la semilla de su progreso turístico y cultural, pero también la mejor referencia arquitectónica del teatro de nuestro Siglo de Oro. Hace poco más de un mes se ha cumplido medio siglo de aquel día histórico, pero ni el Ayuntamiento ni el Museo Nacional del Teatro lo han celebrado. Sólo la Asociación Ateneo, como viene haciendo desde hace unos años, visitó ese día el Corral para leer el mensaje del Día Mundial del Teatro.

 

 

De cómo el alcalde y el gobernador rescataron el único Corral de Comedias de España

Historia de una «chaladura» de dos políticos de los años 50, que acabó por convertirse en el hecho más notable de Almagro en el siglo pasado

El  29 de mayo de 2004 se cumplieron 50 años de la reinauguración del Corral de Comedias de Almagro después de que, a lo largo del siglo XX y antes, se utilizara largo tiempo como posada, en una imagen que está todavía en la memoria de muchos almagreños. Construido en 1628 por el presbítero Leonardo de Oviedo, sobre lo que era el Mesón del Toro, esta joya del Siglo de Oro español, razón de ser del Festival Internacional de Teatro Clásico y causa del progreso cultural y turístico de Almagro, fue rescatada para el arte dramático, de manera solitaria y casi a escondidas, por el entonces alcalde, Julián Calero Escobar, y el gobernador civil, José María el Moral y Pérez de Zayas, un historiador navarro que se enamoró de La Mancha. Ambos compraron aquella posada cuando estaba a punto de ser demolida y, con media docena de trabajadores, levantaron el escenario, que entonces se utilizaba como prolongación del patio, tiraron los tabiques que tapaban las galerías y que servían para compartimentar diferentes estancias, hicieron un nuevo empedrado sobre el original, para igualarlo con el nivel del que tenía el de la Plaza Mayor, cambiaron columnas podridas, colocaron una nueva puerta de entrada, y todas las maderas interiores las repintaron de ese color tan típico del lugar, el almagre. Esta es la historia humana, excepcional, insólita, de cómo dos políticos de los años 50 adelantados a su tiempo, pusieron sus ojos en aquel patio olvidado, rodeado de corredores, y sacaron a la luz lo que realmente era, un Corral de Comedias, el único que se conserva en España, y que fue reinaugurado siendo testigos medio centenar de los escritores españoles de entonces. Continúa( El trabajo completo, de 12 páginas y realizado por Julio de Pablos Alcázar, fue publicado por el periódico "El Cronista Calatravo" el 1 de julio de 2004. )